martes, 11 de noviembre de 2008

BOQUITAS PINTADAS


Esta es una historia sencilla, una historia de gente de barrio, parecida a la de mis vecinos, parecida a la mía. Gente a la que no le salen las cosas, gente que se enamora y que lo pasa mal por años. Personas que escuchan radioteatros, que sueñan con tener: una familia, hijos o simplemente un poco de cariño. Las décadas pasan y los problemas de la humanidad son parecidos. Todos tenemos sueños de boquitas pintadas, sueños distantes y lejanos, que muchas veces se convierten en desesperanzas.

4 comentarios:

Sabrina Hayworth dijo...

Mi libro favorito :) Desde que lo conocí que mi manera de escribir cambió y busco la manera de lograr que las situaciones y los diálogos sean más reales. A principio de año -no recuerdo el mes- hice una reseña de este libro y un análisis a mi manera, qué es lo que yo encuentro en él. En fin, es un libro hermoso e inolvidable.
Un beso.

mariano skan dijo...

De lo que se dice siempre de Boquitas pintadas: que no tiene un narrador fijo, que mezcla los formatos narrativos, que la voz narradora es nadie y todos, bueno, eso, lo pasé por alto porque me metí de lleno en la historia de Nené y Juan Carlos y toda ese mundo pueblerino hipócrita que, por ser un mundo reducido, se nota màs.
Entre una telenovela de la tarde y boquitas pintadas, lo último, folletín alucinante.

Leo: otro libro de Puig genial es Cae la noche tropical, quizá ya lo leíste pero sino zampatelo ahora.

saludos

Bárbara dijo...

Es fascinante Puig y un escritor atípico en la literatura argentina, con influencia de géneros populares, del melodrama, del cine y con una voz increible para describir el universo femenino.
Boquitas pintadas es genial, los distintos registros para reconstruir el pasado, con todo lo que se deja de lado para construir una vida "normal", para lograr el ascenso social en el caso de Nené y todo lo que supone que debe desear. Hasta que aparece alguien que, como Mabel, pregunta ¿sos feliz? y ahí se desploma todo lo que se viene sosteniendo cada día, por dos palabras.

No recuerdo en qué libro leí un párrafo al azar, en mis paseos por librerías; describe un monólogo interior de una mujer parada ante el placard incapaz de decidir si vestir el sueter cremita o blanco, y me juego la vida que decía "cremita". Es un caso aparte Puig.


El beso de la mujer araña es un librazo, no te lo pierdas.
te paso otro link:
http://boquitaspintadasnp.blogspot.com/2007/04/se-lo-debo.html

Compartí las frases de Vonnegut!

Bárbara dijo...

Hola Leo, gracias por el video, me encantó. Qué hermosa mirada la de Puig. El entrevistador le preguntaba "al gran escritor" y le contestó el hombre, sin escatimar todo lo que le costó, su inseguridad, sus fracasos. Muy cálido. Me recordó en parte a Saer, también fue becado a Francia pero todas sus ficciones se sitúan en Serodino, el pueblo de Santa Fe en el que nació.
Bellatin va a estar en el filba, no lei nada de él todavía. Hoy compré "El paseo" de Walser, genial.

Lo de Felisberto o Saer es por mi tesina de grado, quiero trabajar sobre la memoria y relacionarlo con alguno de estos autores, Saer escribe mucho sobre qué es la realidad, la vinculación emotiva con el pasado, hay una frase de él genial que es un poco la síntesis de lo que quiero trabajar, dice que toda reconstrucción de un hecho verídico requiere de una cuota de fabulación. Quería partir de ahí.

Hoy estuve en una editorial independiente que encuaderna sus libros con cartones,se llama Eloisa cartonera, te paso imágenes, es en el barrio de La Boca, es un proyecto comunitario muy interesante:
http://www.eloisacartonera.com.ar/eloisa/que.html
Tienen mucho de literatura chilena, poesía principalmente.

Yo creo que el cartero está paseando por Patagonia o se puso a leer los libros que mandaste a tu amigo.
Saludos y espero Vonnegut!