lunes, 14 de julio de 2008

EL PASADO , EL PRESENTE


Recuerdas esos días, cuando comprar un libro era un lujo. Cuando la única opción de compra y lectura eran las librerías de segunda mano .Tenias dieciocho años , necesitabas un espejo , una conexión con otra gente y en esas historias que buscabas por las librerías estaba la respuesta ¿Cual de todos esos libros recuerdas ahora con cariño?. Los de Onetti , que eran muy difíciles de encontrar y que te trasportaban a un mundo con seres que olvidaron algo en el camino.
Ahora puedes entrar a una librería y comprar el libro que quieras. La novedad editorial , puede estar en tus manos , si quieres leer todo Philip Roth, ahí están todos sus libros.
Por estos días vives un nueva etapa en tus lecturas, pero siempre recuerdas al joven de dieciocho, que soñaba con los futuros libros por leer.

5 comentarios:

Jesica Acosta dijo...

Hasta el momento no he podido leer a Onetti más que en fotocopias o en libros amarillentos y maltratados, son recuerdos de tardes caminando entre las calles de los libros usados con ese peculiar olor a moho y viejo.
Memorable: La vida breve.
¿Acaso hay algo más nostálgico que lo cotidiano?

p.d.Devuelvo la atención.

Rayuela dijo...

Durante mi adolescencia me acostumbré a las librerías de viejo: primero buscando títulos descatalogados o difíciles de encontrar, después para todo tipo de libros. Las sigo prefiriendo mil veces a las librerías "de novedades" donde, cómo tú dices, tienes al alcance de la mano prácticamente el libro que quieras. Pero no es mismo. La emoción de recorrer los estantes y encontrar el que buscas, sólo un ejemplar..., ay, ese momento es inigualable.

littleEmily dijo...

Por aqui no hay demasiadas librerías de segunda mano, eso sí siempre he podido disfrutar de libros antiguos gracias a mis abuelos...

Marta dijo...

Me encanta Onetti y sus personajes que olvidan algo importante en el camino.

Yo también echo de menos la época en la que algunos libros era tan difíciles de encontrar. Cuando llegaban a tus manos, parecía que eras merecedor de ellos.

LEOFUMOPIO dijo...

Hay escritores , exclusivos de librerias de viejo. Onetti es un ejemplo. Hay escritores , que nunca tienen la gracia , el privilegio o la fortuna de figurar en estanteria iluminada.
Es tarea de los buenos lectores encontrar estos libros, por mercadillos y librerias de segunda mano.