sábado, 20 de marzo de 2010

cotidiano sin numero


Es buen día.

El cañito por la mañana , la música en el camino , el café , la lectura. Viajando leyendo, tranqui tranqui. Te gustaria visitar la casa de Julio E , cuidar la biblioteca de Oesido.

Pero tranqui leox , sigue leyendo que es lindo y no cuesta mucho hermano.


4 comentarios:

oesido dijo...

Normalidad bendita! Cuenta Homero en añadido a la Odisea publicado post mortem por sus descendientes (para hacer caja, ya se sabe) que cuando por fin Ulises retornó a Itaca, descansó junto a Penélope y al día siguiente por la mañana fue al café, se sentó con los amigos, y después de echar un trago preguntó con gesto aburrido: ¿Y qué, hay alguna novedad en el pueblo?
Mi biblioteca Leox no se cuida, se descuida. Voy invadiendo espacios donde puedo y lo que es peor, en noches de luna llena salgo con una bolsa a horas en que no hay nadie por la calle, y tiro a la basura best-sellers, para dejar espacio libre. ¿Qué pasará cuando acabe con la mala literatura?

julio e. dijo...

tranqui leox, ya regresara esa anhelada calma. si vienes a casa ahora podras ayudar a preparar la mermelada de tomate para el invierno,pelear con los niños por el pc o preparar un cafe para luego mirar por la ventana al vecindario. y robar tiempo a la rutina para leer o recordar lo leido. las puertas estan abiertas

mario skan dijo...

Colega, un cafecito, un buen libro para leer durante el viaje, ganar la tranquilidad con un paseíto a lo Chejfec o Walser. Ser paciente con uno mismo, la lectura siempre ayuda no sé a veces pienso que es la 1/2 todo.

saludos

bibliobulimica dijo...

ahhh, esas cosas que nos hablan de la cotidianidad son las que nos atan a nuestras raíces, a el diario vivir, a esa historia que no han perturbado los berrinches de la naturaleza.