jueves, 25 de diciembre de 2008

ENCONTRE TUS LIBROS


Mira ahí están los libros que cuidadosamente juntaste por años. Están disponibles para cualquiera que llegue a esta librería de segunda mano. Yo me he llevado varios a casa, todos tienen tu nombre y tu firma, algunos tienen las fechas y el lugar donde los comprastes. ¿Pensaste alguna vez que el destino de tu biblioteca iba ser este?, ¿ Juntabas los libros para que tus hijos y nietos , compartieran tu placer lector?. Son cosas que nunca sabré , lo único claro es que alguien llego a hasta esta librería y le vendió al librero tu más preciado tesoro. Son cosas que pasan, te lo digo yo, que por años me he encontrado con bibliotecas personales en librerías de viejo. Una vez que lector muere hay que deshacerse de esos libros que tanto espacio ocupan. Así esta la cosa por estos lados hombre, los libros ya no se heredan, se venden para comprar los últimos adelantos tecnológicos.
Sospecho que el destino de mis libros una vez que ya no este en este mundo, será similar al tuyo. Duele , pero las cosas están así por estos lados.

16 comentarios:

María dijo...

Qué librería tan estupenda!! Y con bici!! Sí...yo también sospecho que este será el fin de los libros que he leido y que se extienden por mi pequeña librería...si no puedo regalarlos antes, claro. Saludos!!

Sabrina Hayworth dijo...

Esa librería está llena de tesoros que cobran más valor con el tiempo.
Hoy estuve paseando por el centro de Bs As y revisé todas las librerías de la calle Florida. Eran enormes y tenían casi casi todo lo que buscaba. Sin embargo me fui con las manos vacías: mi escasa plata me impidió comprarme "Querida familia" de Puig, las cartas que él escribía en sus viajes.

¿Si sobreviví a la Navidad? No lo creo, quedó mi cuerpo pero est definitivamente no es vida. Me regalaron "Pubis angelical" y empecé a leerlo. Me está gustando, como todo lo que hizo ese hombre. Yo quiero ser una chica Puig, como la Nené, como Ana, como Luci (8) XD

Un saludo enorme.

Humanoide dijo...

ni que lo digas, hermano. Qué curioso puede resultar el destino de nuestros objetos más preciados. Al fin y al cabo, son objetos, objetos, montón de papeles con palabras impresas. Qué cosa más extraña son los libros.

Cordelia dijo...

El destino de mis libros cuando yo ya no esté, mmm, esa preocupación no la tenía hasta este momento.
Supongo que se podrá encontrar un buen destino para cuando eso suceda.
En cualquier caso los del lector del relato fueron a parar a buenas manos, los que ud. se llevó a su casa, digo.
Las cosas están muy mal, por "todos" lados y duele, es cierto.

roberta dijo...

Mejor que acaben en manos de otros lectores que en la basura... por lo menos que otros los disfrutan casi tanto como tú!

Dragon de Azucar dijo...

¡¡¡Además esas cosas juntan bichos!!! ¿Se murió el XXXXX (colocar grado de parenste que prefiera)? ¡Aprovechemos para sacar todos esos libros viejos y sucios que seguro están lleno de polillas!

Una escena genial sobre el tema es la de 'La Novena Puerta' cuando el perosnaje de Jonny Deep estafa olimpicamente a una parejita comprandele libros que valen mies por apenas unos cuantos dólares.
Patético.

Saludos

mariano skan dijo...

En la novela de Auster, El palacio de la luna, el narrador lo último que hace antes de cagarse de hambre y casi volverse loco es vender de a uno los libros que heredó de su tío el músico.
Yo agradezco haber hallado en librerías de usado:
sobre héroes y tumbas,
Hojas de hierba.
El perfume.
Trópico de Cáncer,
El gran Gatsby
Caballería roja
y muchos más.

buen post Leox

Leox dijo...

Maria: Muchas veces es mejor regalarlos tal como dices tú.

Sabrina: Mmm que joya debe ser querida familia.

Humanoide: Nuestro libros , son el tesoro de los inocentes , usando una frase ricotera.

Roberta: O en manos como la tuya , que también son de disfrutar libros imagino.

Dragon de Azucar: Para muchos la casa tiene que estar limpia y para eso no hay tener libros.

Mariano: Buenas pesquisas sobre todo por hojas de hierba.

Saludos a todos y gracias por pasar

Ada sin H dijo...

Oye que genial!

Lo mismo digo, por fin alguien que conoce esas bandas!
yo soy fanática :D
y obvio que vi la película, has escuchado Mi pequeña muerte?? es otra banda por el estilo, y banda sonora de otra película muy buena que se llama Como un avión estrellado, también de Ezequiel Acuña :)
si no la has visto te la recomiendo.

Nos leemos pronto

:)

Gww dijo...

Querido amigo, seguro que prefieres que tus amados libros estén en una librería de viejo, a la espera de un alma que los compra para leerlos, que en una casa ganando polvo e ignorados por quienes no los aprecian.

Un abrazo.

Ariodante dijo...

Feliz año, Leox: también algunos de mis libros han acabado en una librería o en una biblioteca. ¡Qué bonita imagen de la librería y la bici...!
Que el próximo año te traiga muchas y deliciosas lecturas.
Un abrazo virtual

Andrómeda dijo...

Cuánta nostalgia me inspira tu comentario; además me ha recordado todo el asunto de los ex-libris (que me encanta).

Abrazos.

Tercera Opinión dijo...

Como dice humanoide al fin y al cabo son objetos. El placer de haberlos disfrutado se ha quedado con nosotros, y eso nadie se lo puede llevar.

Un saludo.

------------
http://www.terceraopinion.net

Eva dijo...

¡Que pena me da! Yo que "sólo" tengo 37 años he decidido que los dejaré puestos en testamento, se los donaré a aquellos de los mios que hoy son mucho mas jóvenes que yo y que aman la lectura y que me ven a mi dentro de mi locura quijotesca de leer, leer y leer. De todas maneras, supongo que también se verán así mis libros y no sería su peor destino ¿no?, al menos sé que seguirían siendo leídos por otras personas que quizás poseyeran mis gustos.
Un abrazo.

lammermoor dijo...

Yo pocas veces compré libros de viejo (tan solo uno o dos en mercadillos dominicales). En mi biblioteca tengo algunos libros que eran de mi abuela -primeras (o segundas) ediciones de Palacio Valdés-Obras Completas de García Lorca, de Editorial Aguilar en papel biblia con dibujos del propio Lorca (una pasada).

lammermoor dijo...

Leox, una de las bibliotecas del municipio en que trabajo acaba de recibir una donación precisamente porque el dueño de la biblioteca había fallecido.
Para celebrar el día del libro, organizaron un trueque de idem. Y allá me fui con tres títulos de mi biblio. Lo reconozco elegí entre esos de los que me cuesta menos desprenderme.